Monitorizaciones durante el embarazo

Una vez que se acerca la posible fecha de parto, comienzan las monitorizaciones, las cuáles sirven para controlar la actividad que tiene el útero y como se encuentra el bebé. Además son indicadoras de las primeras contracciones y ayudan a predecir si la mujer está de parto.

KardiotokografLa monitorización realizada en el feto es una técnica indolora, que consiste en la colocación de unas correas alrededor del vientre de la madre. Estas correas tienen la función de medir y enviar al cardiotocógrafo la frecuencia cardíaca del bebe así como la intensidad y duración de las contracciones de la madre en caso de que se encuentre de parto. Es una forma muy eficaz de controlar en todo momento el bienestar del bebé y de la madre.

Monitorizaciones también durante el embarazo

En ocasiones es necesario someter a la madre a la monitorización cuando hay riesgo de que se produzca el parto antes de tiempo, aproximadamente hacia la mitad del embarazo. De esta forma se controlará si existen contracciones y podrá controlarse el estado del bebé.

La monitorización es muy necesaria para controlar todo el proceso en el momento del parto, y para tomar decisiones respecto  a su evolución. Este método de control suele llevarse a cabo en las salas de dilatación o preparto. Una vez que la mujer está en la sala de partos se suele llevar a cabo otro tipo de monitorización, esta vez interna para controlar el latido cardíaco del bebé, hasta que se produce el expulsivo, momento en el cual finaliza este proceso de control.

 

Imagen cortesía de Martin Hawslich (commons.wikimedia.org) Licencia CC BY

 

 
 
 
 
 

Debatir esta entrada