Consejos para padres primerizos (segunda parte)

bebe

Aquí va la segunda parte de los cuidados que puedes dar a tu bebé recién nacido, así que si ya echaste un vistazo al primer texto ten lápiz y papel a la mano para seguir con estos prácticos consejos para el cuidado de tu bebé.

Los pañales

Algo muy bueno es que tengas una mesa o  cambiador para los pañales, así tu espalda no sufrirá, aunque debes tener un cuidado extremo para evitar accidentes como caídas, ya que los bebés pueden rodar sus cuerpos a las pocas semanas de haber salido del vientre. Un punto importante es que cuando quieras poner un nuevo pañal al bebé, debes limpiar y secar sus nalgas muy bien para evitar rozaduras debido a la presencia de humedad entre los pliegues.

El baño del bebé

Puedes bañar a tu bebé en un lavabo mientras tenga pocas semanas de haber nacido. Es conveniente colocar un protector para que no lo golpees accidentalmente contra el grifo; si no quieres hacer esto puedes usar una bañera. Si usas jabón para asear al bebé procura que sea neutro y los polvos de talco evítalos por que podrían ser inhalados por tu pequeño.

En caso de que el bebé tenga miedo a la bañera puedes sentarlo desnudo dentro de ella, darle un juguete y llenar poco a poco con agua. Cuando bañes al bebé fíjate en que cierres primero el grifo del agua caliente y después el de la fría, así evitarás que resulte con quemaduras debido a la caída de gotas de agua caliente.

La ropa

Algunos padres visten a sus bebés con demasiada ropa cuando son recién nacidos, pero ten en cuenta que si están abrigados en exceso puede que suden y se sientan mal. Es normal que durante los primeros meses después de haber nacido, el bebé tenga las manos y los pies fríos, pero si la piel sobre los omóplatos está caliente significa que no tiene frío.

Por último recuerda que las uñas de los bebés crecen muy rápido y el mejor momento para cortarlas es cuando duermen. Usa unas tijeras con punta redonda, especiales para bebés.

 
 
 
 
 

Debatir esta entrada