El dentista y el embarazo

El dentista y el embarazo

Los dientes suelen estar más sensibles durante la etapa del embarazo, por lo que pueden surgir trastornos bucales o agravarse los que ya se tienen, pues los cambios hormonales afectan las encías. Si es posible conviene que visites al dentista cuando comience el embarazo. Una buena higiene dental y una dieta sana pueden ayudarte a evitar problemas, aunque hay ciertas intervenciones dentales que pueden realizarse sin la mayor complicación.

Trastornos comunes durante el embarazo

Gingivitis

Las características de esta enfermedad son encías enrojecidas, sensibles y que tienden al sangrado espontáneo o si masticas o te cepillas. Suele presentarse al tercer mes de embarazo.

Si decides no tratarla a tiempo, puede haber una evolución con lesiones de los tejidos que unen al hueso con el diente y riesgo de pérdida de dientes. Además esto puede producir un parto prematuro.

Granuloma o épulis

Es cuando aparece un bulto en la encía, conocido como “tumor del embarazo”, que suele desaparecer tras el parto. Dificulta la masticación y la articulación de palabras pero puede extirparse con anestesia local.

Salivación en exceso

Es algo que suele ser muy frecuente en el embarazo y se debe a los cambios hormonales, junto con otros factores nerviosos. Aunque es incómoda, la salivación arrastra los restos alimenticios y con ello hay cierta protección contra la caries.

Caries

La aparición de caries durante el embarazo se debe a factores como la acidez bucal y se suma a un mayor apetito por los dulces y carbohidratos, lo cual suele causar un mayor riesgo de que aparezca esta enfermedad.

Cómo prevenir los problemas dentales

  • Limpieza bucal: Este tratamiento es inofensivo durante el embarazo, especialmente si se realiza sin anestesia y es básico para eliminar la gingivitis y el sarro.
  • Empastes y endodoncias: Los materiales empleados en este procedimiento bucal no son perjudiciales para tu bebé, aunque debes tener en cuenta que para las endodoncias hay que tener mucha paciencia, pues los pacientes permanecen  en la misma posición durante mucho tiempo.
  • Analgésicos y antibióticos: Es normal que los dentistas elijan fármacos sin efectos secundarios para ti y para el bebé. Si estás embarazada evita la auto medicación.
 
 
 
 
 

Debatir esta entrada