El parto y el postparto

parto

En el parto es muy importante recordar que tu estado emocional puede modificar la evolución del mismo facilitando o dificultando la colaboración materna con los médicos a cargo. La tensión, la ansiedad y el entorno tienen un efecto perjudicial en las contracciones uterinas, la capacidad para dilatar y como consecuencia, en el desarrollo normal del parto.


Recuerda que tu sistema nervioso responde al miedo, provocando que el corazón y la respiración se aceleren. Por el contrario, si mantienes la tranquilidad y un ben estado mental a la hora de concebir tu bebé, se hará más fácil y menos doloroso para el proceso de dilatación.

Por ello es importante que te mantengas relajada el mayor tiempo posible, controlando cada segundo de tu respiración. De esta manera, un mayor poder de concentración contigo misma y con las inhalaciones y exhalaciones, harán que poco a poco no solo te olvides del dolor sino puedas apreciar mejor el momento por el que estás pasando.

Estando relajada facilitas cualquier inconveniente que pueda surgir con la salida de tu bebé, ayudando a la ardua tarea de los médicos.

El postparto

Una vez terminada la etapa del dolor, lo que más vas a desear es descansar, relajarte y disfrutar el tiempo con tu bebé. Después, se desplegarán diversas emociones y tendrás que plantear algunos cuidados para los siguientes 40 días o seis semanas. En este tiempo crucial, experimentarás cambios de todo tipo tanto fisiológicos como anatómicos y endocrinos que no deben preocuparte porque poco a poco irán desapareciendo.

 
 
 
 
 

Debatir esta entrada