El sindrome del nido

A medida que va acercándose la hora de dar a luz al bebé, surge en las futuras madres un sentimiento de ansiedad e hiperactividad que se produce en el momento de los últimos preparativos. Un curioso estado muy típico que recibe el nombre de “el síndrome del nido”

El “síndrome del nido” es un síntoma muy frecuente que se asemeja al momento en el que la aves preparan el nido para el nacimiento de los polluelos. De repente la futura madre se siente eufórica y muy vital ante la llegada del bebé y comienza a dejarlo todo a punto para la inminente llegada: limpiar, lavar, planchar y colocar la ropa del bebé son las tareas más habituales de este período.

Suele aparecer especialmente en aquellas madres que por naturaleza poseen un carácter más nervioso o que se muestran más intranquilas ante situaciones nuevas. A pesar de que el “síndrome del nido” un síntoma positivo de la ilusión que le despierta a la madre la llegada del bebé, se deben tomar precauciones para evitar accidentes domésticos.

Relajación y ejercicio

Una forma de controlar el “síndrome del nido” es canalizando las energías a través de la gimnasia y los ejercicios de relajación. Pasear también es una opción para calmar las ganas de hacer cosas, al igual que colocar la ropa del bebé o leer algún libro. Es importante evitar la ansiedad y el estrés que este estado emociona puede llegar a causar con alternativas relajantes.

A pesar de que el durante el embarazo es importante controlar e incluso suprimir el consumo de bebidas que produzcan nerviosismo, como el té o el café , en la ultima etapa hay que evitarlas por completo. Otros alimentos como el chocolate, las comidas copiosas o los precocinados están contraindicados. Es importante seguir una dieta rica en verduras y frutas para recuperar energías y controlar la hiperactividad.

  Imagen adult-18604_640 (pixabay.com) en dominio público

 
 
 
 
 

Debatir esta entrada