Masajes para bebes o caricias de amor

masaje-bebe-1

Cuando el bebé nace y empieza a crecer, debemos fomentar nuestro vínculo mutuo, para poder lograr este maravilloso cometido, propio de la naturaleza humana, es primordial fomentarlo. De esa manera, nos beneficiaremos directo a nuestra vida, así como la de ellos, en su primer año de vida.  Una manera de hacerlo es a través del contacto físico con  los masaje  o lo que algunos llaman  “Caricias de amor”.

Estas técnicas de masaje infantil, se practicaban en culturas orientales desde hace muchos siglos, llegaron a occidente en la década de los 70. Son un medio agradable  y fácil de establecer esos vínculos.

Se combinan muchas técnicas, pero básicamente con el contacto piel con piel, primer lenguaje de para los bebés,  los padres e hijos se conectan, transmitiéndose seguridad, y sobre todo un entendimiento profundo que les acompañará durante toda la vida.

“Conecta con tus hijos desde el corazón. Tócales con tus manos, tus ojos y tu corazón. Permíteles vincularse con el latido de la vida y del mundo” (Vimala Schneider McClure, precursora del masaje infantil en occidente desde su libro  «Infant Massage: A Handbook for Loving Parents» y fundadora de la «Asociación Internacional de Masaje Infantil (IAIM)» de USA, desarrolló el primer programa a nivel mundial para la enseñanza y prácticas de estas técnicas

Los beneficios son muchos para ambos

  • Crea y refuerza vínculos afectivos positivos.
  • Suaviza las molestias producidas por cólicos, gases, etc.
  • Mejora el sueño del bebé.
  • Se entiende mejor el llanto del bebé.
  • Crea un canal de comunicación directa entre los padres y los bebes.
  • Mejora el sistema inmunológico.
  • Equilibra tanto la estimulación como la relajación.
  • Da seguridad y confianza a los padres o a las personas que cuidan de los bebés..
  • Genera un momento de tranquilidad y paz, en bebés y padre.
  • Crea un tiempo de dedicación exclusiva.

Hay estudios que confirman que las sociedades donde se abraza, se da masajes o se mecen a los bebés, desarrollan adultos menos agresivos y violentos, seres humanos sensibles que serán más respetuosos con los demás.

 
 
 
 
 

Debatir esta entrada